Skip to main content

Secundaria

Marcha por la Vida 2019

Compartimos con ustedes las sentidas palabras de Ruthy Tuchsznajder, docente de la Escuela Secundaria que acompañó a la delegación de alumnos que viajó a Polonia e Israel en el marco del Proyecto Marcha Por La Vida. 

"Tratar de explicar qué significa Marcha por la Vida, es bucear en los sentimientos más disímiles que una persona puede tener en una travesía. Nuestro guía en Israel, usó esa palabra para explicar lo que estábamos viviendo, ya que travesía es un viaje en donde uno no vuelve como se fue.Y eso es lo que  sucede cuando uno marcha.

Partimos rumbo a Polonia y a Israel con un objetivo: mostrar en cada paso que dábamos que no pudieron con nosotros, que la barbarie nos había devastado pero no nos había derrotado.

Fuimos a bucear en la memoria. Y encontramos mucho más que eso. Polonia nos mostró todo aquello que los nazis se empeñaron en destruir, la riqueza cultural que nuestros abuelos y bisabuelos sembraron en sus comunidades: el arte, la música, la pintura ,la literatura, la religión, la ciencia , la tradición, esa vida que desde hacía siglos se había instalado en Europa y había florecido en tantas pequeñas y grandes comunidades.

Descubrimos nuestra herencia europea, tan enorme y tan vital que hasta hoy día nos sorprende y nos maravilla.

Y de golpe, como un cachetazo que duele y que rasga el alma, el horror de la Guerra aparece con toda su fuerza y comienza a destruir todo aquello que durante siglos nuestros abuelos habían construido. Y nos encontramos recordando, en Cracovia , en un acto central, que sería el prólogo a nuestra primera marcha.

Y llegó el día, y marchamos en Auschwitz /Birkenau. Sembramos vida en un lugar donde la muerte fue durante la Shoá,  la protagonista absoluta de la escena. Y pintamos de azul y blanco un paisaje que ese día se llenó de jóvenes que se cambiaban pines, que se sacaban fotos testimoniando su paso, de abrazos, de silencios y de palabras, de miles de tablas con palabras tan conmovedoras como optimistas en las vías ..y ahí estuvimos nosotros, con nuestra bandera desplegada con orgullo y con paso firme diciendo: estamos acá.

Ver nuestro cartel junto con el resto de los carteles de las instituciones de todo el mundo, listo para ser levantado en alto, fue un momento que nos llenó de emoción.

Y a partir de ahí, la ruta por Varsovia y sus calles,  Majdanek y Treblinka,  la muerte y la nada misma reflejada en interminables piedras, nos mostró de manera vívida aquello que habíamos leído y estudiado. Pero nada nos prepara para ver hasta qué punto se puede degradar a un ser humano, hasta qué punto se puede planificar de manera tan meticulosa y detallada un aniquilamiento masivo como el que el nazismo generó con la Shoá.

Y nos fuimos de Polonia , buscando al decir de los chicos, “cambiar de aire”. Israel nos esperaba… y vaya que nos esperó..

Vivimos una verdadera Experiencia Israelí. Caminamos por sus rutas, sus calles, conocimos su naturaleza montados en bicicleta y en camello, miramos el cielo que Jerusalem nos regaló recostados sobre el pasto de una plaza.. y sentimos sus piedras en nuestros pies e  incluso en nuestras espaldas ,cuando en medio del desierto, observamos  las estrellas en una noche mágica,

Nos emocionamos el día de Iom Hazikarón, en el Cementerio Militar caminando junto a cientos y cientos de personas recordando a quienes dieron su vida para garantizar la de todos nosotros, y nos estremecimos cuando la sirena paralizó al país, y a nosotros también nos estrujó el alma. Y cantamos a viva voz el Hatikva  saliendo de los túneles del Kotel,y el inicio de los festejos de Iom Haatzmaut nos encontró ahí, frente al lugar más sagrado para nosotros.

Bailamos y saltamos en las calles de Jerusalem, y  nos contagiamos del clima de fiesta que sus calles nos regalaban.

Y llegó el día de la segunda Marcha,con otros sentimientos a flor de piel. Y el clima de alegría y música que se vivió en la plaza de la Municipalidad previo a la salida y en la marcha desde ahí al Kotel , fue la constante en todo el recorrido.

 Cerrábamos el círculo: ¡Estamos acá! ¡No pudieron con nosotros!

La noche del Mega Evento que Marcha Mundial  preparó para todos nosotros nos regaló una fiesta increíble en todos los sentidos, y el despliegue de luz, color, bailes, canciones y fuegos artificiales nos cautivó a los miles que estuvimos esa noche en Latrún.

El final de nuestra travesía se acercaba, y sabíamos que narrar lo vivido y sentido se transformaba en una misión: la nuestra como marchistas.

Volver para transmitir, para que la memoria siga viva.

 En lo personal, me llevo en el corazón un grupo potente, que se comprometió desde todos los aspectos propuestos, que interpeló, cuestionó, debatió, que compartió risas, llantos, emociones.. No tengo más que palabras de agradecimiento hacia cada uno de ellos. Scholem , Cissab, jóvenes, fuimos todos uno, y amalgamamos en un collage fabuloso nuestras diferencias que nos enriquecieron a un punto que nosotros mismos no imaginamos.

Marcha por la Vida, es mucho más que un viaje. Es una invitación a la memoria, no solo del pueblo judío sino a la memoria colectiva  para preguntarnos cómo fue humanamente posible, qué futuro queremos para nosotros y para las generaciones venideras.

 Y Scholem en marcha: el  proyecto institucional que nos enorgullece a todos .

Ruthy Tuchsznajder

Marchista 2019"

Área
Tipo de Actividad
Scroll